Saltar al contenido

¿Por qué usar ejercitadores de suelo pélvico después del parto?

Rate this post

Después de dar a luz a un bebé, el cuerpo de una mujer se enfrenta a muchos cambios. A menudo, durante el embarazo, los músculos de la región pélvica se debilitan. Para evitar otras consecuencias aun peores, es importante rehabilitarlas. Para una recuperación óptima, se recomienda el uso de ejercitadores de suelo pélvico después del parto.

¿Cómo se utilizan estos pequeños dispositivos? ¿Y por qué son efectivos los ejercitadores de suelo pélvicos?

Consecuencias del parto: Hay soluciones

Nueve meses de embarazo y un parto vaginal son dos situaciones en las que los músculos de la pelvis están bajo una presión considerable.

La salida del bebé provoca movimientos de contracción y relajación en los músculos de la región pélvica, debilitándola y dañándola. La región pélvica está formada por los músculos que sostienen la vejiga, el útero y el recto.

Las consecuencias más comunes de este debilitamiento son las siguientes:

  • Incontinencia urinaria.
  • Incomodidad en las relaciones sexuales.
  • Prolapso: disminución de órganos como la vejiga, el útero o el recto.

El debilitamiento de los músculos pélvicos puede tener varias consecuencias

Una recomendación útil para fortalecer esta región es el uso de bolas vaginales después del parto. Es un recurso útil para volver a controlar esos músculos y reducir o evitar completamente las consecuencias que se han mencionado.

Ejercitadores de suelo pélvico después del parto: herramienta de rehabilitación

Las bolas vaginales consisten en dos bolas de material ligero que se introducen en la vagina detrás del músculo pubococcígeo.

Esta es una excelente alternativa. Su colocación obliga a realizar una contracción pasiva de la pelvis. Si se usan continuamente, fortalecen esta región del cuerpo.

¿Cuándo se deben utilizar?

En cuanto al momento más adecuado para empezar a utilizarlos, siempre se recomienda consultar a su ginecólogo o matrona. Hay que recordar que cada nacimiento tiene sus propias características, a las que hay que adaptarse. Como consejo general, debe esperar por lo menos hasta que el período de cuarentena haya terminado.

Si se ha hecho un corte vaginal durante el parto para facilitar la salida del bebé, es necesario esperar hasta que la herida haya sanado completamente.

Cómo utilizarlos correctamente

Antes de usar las ejercitadores de Kegel por primera vez después del parto, es importante leer las instrucciones cuidadosamente.

Este es un proceso muy simple, que consiste en los siguientes pasos:

  • Deben introducirse en la vagina, manteniendo una posición cómoda. Deben colocarse de la misma manera que las almohadillas, y el hilo debe quedar fuera para que se puedan sacar.
  • Deben lavarse previamente con un jabón neutro y, para facilitar la introducción, en la primera bola se debe colocar un poco de `lubricante’.
  • Después, levántese y camine mientras los mantiene adentro. El movimiento hará que tiendan a bajar, causando una contracción de los músculos en un intento por retenerlas.

Al principio, puedes empezar con una sola bola durante unos minutos, y seguir aumentando el tiempo a medida que te vayas familiarizando con el proceso.

Si no es posible hacer el ejercicio de esta manera, la mejor opción es acostarse. En esta posición se debe hacer el esfuerzo de contraer los músculos pélvicos.

Existen varios tipos de bolas vaginales

Si no se pueden sostener, es importante consultar a un ginecólogo para que pueda evaluar la situación y recomendar el tratamiento adecuado.

Qué elegir y dónde comprarlos

Existen varios tipos de esferas pélvico, hechas de diferentes materiales y tamaños. Lo ideal es que sean de silicona hipoalergénica. Es un material seguro que evita el riesgo de padecer alergias.

El mejor lugar para comprarlos es en una farmacia. De esta forma, tendrá la garantía de que han superado los controles sanitarios exigidos.

Ventajas de usar ejercitadores de suelo pélvico

También llamadas “esferas pélvicas”, su uso habitual genera una serie de beneficios, entre los que hay que reconocerlos:

  • Fortalecimiento de la región pélvica después del parto. Este fortalecimiento de los músculos previene o reduce la incontinencia urinaria y las consecuencias asociadas a este problema.
  • Estimula la lubricación de la región, mejorando las relaciones sexuales.
  • Son una alternativa sencilla, tanto para comprar como para usar. No requieren un gasto excesivo y pueden utilizarse durante un largo periodo de tiempo.

 

Conclusión

El debilitamiento de la musculatura que soporta los órganos pélvicos es consecuencia del parto que sufren muchas mujeres. Al mismo tiempo, a menudo se sufre de incontinencia urinaria o disminución de estos órganos.

Siempre se recomienda consultar a su ginecólogo, quien evaluará su caso particular.