Saltar al contenido

7 pasos para dormir a un recién nacido

Rate this post

Uno de los retos más difíciles es poner a dormir a un bebé, especialmente cuando no parece tener sueño. Para algunos, también es normal despertarse en medio de la noche llorando sin razón. Por eso es importante conocer varias técnicas que pueden ayudarle si su hijo pertenece a esta categoría de niños.

Incluso si su hijo tiene problemas para conciliar el sueño, esto no significa que tenga un problema serio. Es normal que esto suceda, incluso con niños mayores. Sin embargo, si usted comienza a seguir los pasos que indicamos a continuación cada noche en el mismo orden, su hijo podrá dormir mucho más rápido y descansará mejor.

Llevar a un bebé a dormir en 7 pasos

1 – Déle un baño caliente

Una de las mejores maneras de relajar a un bebé recién nacido es tomar un baño caliente. Antes de ponerlo en la bañera, asegúrese de que la temperatura del agua no supere los 37° C, para evitar que se queme.

Una vez en el agua, puedes dejar que salpique un poco y consumir la mayor cantidad de energía posible. Después de remojarlo suavemente, si está un poco inquieto, puede poner unos sobres de manzanilla en el agua, ya que esta planta es un relajante muscular natural.

2 – Masaje relajante

El segundo paso para dormir a un recién nacido es un masaje relajante. Después de 5 minutos, sáquelo del agua y séquelo suavemente. Es hora del masaje. Ponga las palmas de sus manos en el pecho del bebé y frótelas suavemente, yendo hacia los lados. Después de poner al bebé boca abajo, pase las manos desde la nuca hasta la parte final de la espalda. Debe tener cuidado de no ejercer presión sobre la columna vertebral.

3 – Ponle un pijama cómodo

Es importante que el bebé no tenga calor durante la noche. Primero, porque es uno de los factores que aumenta el riesgo de muerte súbita infantil. También evitará que el bebé se duerma. Lo mejor es ponerle un pijama ligero y transpirable.

4 – La última alimentación del día

Seguramente a su bebé le gusta la última comida del día, como a todos los demás niños. Por eso es normal que después de consumir tu energía quieras estar en brazos de su madre y calmar su hambre. Mientras toma leche, puede hablar con él en voz baja, acariciándole la cara y la espalda.

5 – Ayúdele a liberarse

Después de comer, hay que ayudarlo a deshacerse de los gases que se han creado, para que duerma más tranquilo. Colóquelo sobre su hombro y dele unos golpecitos en su espalda. También puede ponerlo boca abajo mientras lo sostiene en sus brazos. En este caso, debe colocar una mano sobre su estómago y aplicar una ligera presión sobre su espalda con la otra. Si no puede eructar, tendrá problemas para conciliar el sueño y se despertará varias veces durante la noche.

6 – Enróllalo y cántale una canción

El sexto paso para dormir a un recién nacido es acunarlo y cantarle una canción. Después de cambiar el pañal, baje las persianas o cierre las cortinas y tómelo en sus brazos. La eliminación de la luz facilitará la transición de las actividades diurnas al descanso nocturno. Acune a su hijo  lentamente, adapte el movimiento al ritmo de la respiración, para que el niño se relaje. Acompáñalo todo con una canción.

“Cantar una canción de cuna libera oxitocina, la hormona que da serenidad y bienestar”.

7 – Ponerlo en la cuna

Cuando el bebé esté a punto de dormirse, colóquelo en la cuna con mucha suavidad, sin hacer ningún movimiento brusco. Así, la transición al descanso se realizará de forma relajada. Es importante no olvidarse de poner un pañuelo con su olor al lado. Esto le hará compañía y le hará sentir seguro.

Gracias a todos estos pasos, conseguir que un recién nacido se duerma será mucho más fácil y menos probable que se despierte durante la noche. Recuerde que tendrá que hacerlo todas las noches, para que su bebé se acostumbre.