Saltar al contenido

¿Cómo controlar la rivalidad entre hermanos?

Rate this post

Los hermanos siempre se están peleando y es lógico que esto suceda.

¿Qué podemos hacer los padres cuando esta rivalidad se convierte en una guerra abierta y constante? He aquí unos consejos para intentar controlarla.

Hermanos peleandose

El poder de compartir

A lo largo del crecimiento de nuestros hijos, en un momento dado, vamos a tener que luchar contra la rivalidad que se produce entre ellos. Tendremos que mediar en estos conflictos y hacer de jurados y esta tarea no es nada fácil. Muchos padres nos preguntamos como podemos controlar estos ataques de rabia, tanto físicos como verbales.

Cuando los hermanos discuten, cosa bastante habitual en ciertas etapas de su vida, los padres deberemos saber transmitir calma y mediación a partes iguales. Pero…

¿Por qué se crean estas discusiones?

Cuando nace nuestro segundo hij@ es el momento en el que empiezan los conflictos. El primero suele sentirse desplazado y empieza a desarrollar un rechazo por el segundo. EL sentimiento de abandono crece con el tiempo.

Los conflictos pueden ser muy variados y dependerán de la personalidad de los niños.

La educación también es muy importante, debemos enseñar a los niños como relacionarse entre ellos desde el primer momento para así intentar que desarrollen una actitud sana entre ellos.

La rivalidad entre los hermanos pequeños.

Los celos, los caprichos, las discusiones. Estas pueden ser debidas por muchas causas y necesitaran de toda nuestra atención, aunque nos parezcan nimias. Debemos estar atentos a su deseo de querer llevar razón siempre y a las peleas por objetos, como pueden ser juguetes, pinturas y demás.

Los niños pasan mucho tiempo juntos y es normal que quieran marcar el territorio a la vez que juegan.

Para unos padres estas situaciones son agotadoras, pero debemos atajarlas a tiempo antes de que vayan a más.

¿Cómo podemos controlar la rivalidad entre hermanos?

Las recetas mágicas no existen en este caso, cada niño y cada situación es distinta pero la paciencia y la educación son los pilares por los que debemos empezar. El hacerles sentir especiales por partes iguales es importante para ellos. SI empezamos a tratarlos de formas distintas es cuando empiezan los conflictos.

Deben compartirlo todo y todo es todo ni por más mayor ni por mas pequeño. Deben prestarse las cosas entre si siempre que sea posible.

Enséñales a hacer tratos, que acuerden entre ellos como van a compartir las cosas, tendremos que vigilar que los acuerdos se cumplan en todos sus términos y que hablen entre ellos en el caso de que alguno de los dos quiera saltarse el trato.

Debemos evitar que se golpeen o se empujen. Todo debe basarse en el dialogo.

Las peleas de hermanos y como reforzar sus vínculos

Siempre que lo hagan bien debemos alabarlos. Mostrar lo positivo de la experiencia y reforzar su buena relación. Enfatizar la buena situación creada por ese vinculo y siempre unirlos para que se refuerce su confianza.

Con respecto a los juegos debemos evitar los violentos, los competitivos, debemos darles juegos que los lleven a la calma, a compartir de una forma distendida y siempre que sean razonables para su edad.

Nunca haga comparaciones entre ellos, ninguno es mejor que el otro, si no creara un estado de competición que llevara a las peleas. Escúchelos e intente ayudarlos.